¿Cómo realizar un buen inventario para gestionar mejor tu negocio?

como-realizar-un-buen-inventario

5 pasos para tener en orden tu almacén

El inventario es una de las piezas clave más importantes dentro del almacén o almacenes de una empresa, ya que desempeña una función vital, como es la de proveer a la compañía de los materiales que necesita para que pueda funcionar correctamente. Así pues, todo inventario incluye registros de las materias primas, hasta productos en proceso o terminados, mercancías para la venta, materiales y repuestos utilizados en la producción o a la hora de prestar un servicio.

Se puede decir, por lo tanto, que el inventario es el capital de una empresa en forma de material, totalmente imprescindible para el correcto funcionamiento de ésta ya que permite a la compañía cumplir con la demanda y competir en el mercado.

No obstante, una de las tareas que más cuesta en algunas empresas es la de gestionar el inventario y llevarlo al día.  Los descuadres en el inventario suelen ser habituales cuando existe una alta rotación de productos y los recursos para la gestión del almacén son insuficientes o cuando se utiliza un sistema de gestión que no está bien adaptado a las necesidades de la compañía. Las empresas deben procurar evitar este tipo de errores para salvaguardar la buena gestión de la organización.

A continuación se presentan 5 puntos que determinan qué se debe tener en cuenta para lograr realizar un buen inventario que garantice la correcta gestión del almacén y, consiguientemente, de tu negocio:

  1. Debes estudiar y establecer el mejor sistema de distribución: Para gestionar correctamente el almacén de tu organización debes tener en cuenta una serie de preguntas que te ayudarán a clasificar y establecer la mejor distribución posible según las necesidades de tu negocio. Debes tener en cuenta:
    • ¿Cómo recepcionas el producto?
    • ¿Qué pasos sigue el producto hasta que sale del almacén?
    • ¿Qué maquinaria requieres para el correcto funcionamiento de la organización y cómo se relaciona con el ciclo de vida del producto?
    • ¿Qué volumen de cada referencia o producto debes almacenar?
    • ¿Qué medida adicionales de seguridad, higiénicas, térmicas, etc. debes tomar?
  2. Elige el inventario que más se adapte a las necesidades de la empresa: Existen tres tipos de inventarios, deberás escoger el que más se adapte a los requerimientos de tu negocio:
    • Inventario lineal: ideal para cadenas de producción.
    • Inventario ABC: el que más se adapta a una cadena logística sin producción.
    • Inventario a mano: recomendable solo para almacenes a pequeña escala que incluyen tanto producción como distribución.
  3. Ofrece a tus empleados la formación necesaria acerca de la importancia de la buena gestión de cada punto del almacén. Pónselo fácil para que te ayuden a tenerlo todo siempre bajo control.
  4. Controla todos los gastos que tiene tu negocio para tener una visión global y real de tu organización. Existen diferentes tipos de gastos:
    • Costes de mantenimiento: infraestructura, mermas, reparaciones, etc.
    • Costes de configuración: Para adaptar el almacén a las necesidades de la organización.
    • Costes de pedido: gestión de envíos y recepciones.
    • Costes de inmovilización: paradas de producción o por falta de materia.
    • Otros: robos, seguridad, daños, etc.
  5. Automatiza la gestión del almacén y del inventario con el mejor software de gestión de empresarial y que más se adapte a las necesidades de tu negocio. Con ello conseguirás: